Subscribe!

¿Auto-contaminación Voluntaria? Bloqueadores solares


Un grupo creciente de estudios muestra patrones significativos entre la exposición humana a ciertos químicos y el aumento de peso y posiblemente otro problemas de salud. Al final del articulo busquen mas informacion en enlace acerca de bloqueadores solares naturales. Aqui les presento tres ejemplos de contaminante que posiblementes estamos en contactos diariamente. 1. Bisfenol A (BPA) y ftalatos - Injerimos BPA cuando se come o bebe en plásticos de policarbonato y resinas epoxídicas utilizados en envases de plástico para alimentos, así como en revestimientos de alimentos enlatados y botellas de bebidas en nuestras bebidas y alimentos. En 2009, Health Canada prohibió el BPA en biberones de plástico debido a la preocupación de que la exposición podría dañar a bebés y recién nacidos. Desde entonces, ha llegado a la conclusión de que los niveles de BPA a los que estamos expuestos a través de otros envases de alimentos como botellas de agua, latas y fórmulas para bebés son seguros. Si bien el BPA tiene una vida química relativamente corta, la investigación se realiza fácilmente debido a nuestra exposición constante. Dos estudios japoneses, publicados en 2002 y 2007, mostraron que el BPA no solo desencadena la conversión de las células a las células de grasa, sino que también aumenta la cantidad de grasa almacenada en las células de los ratones. Además, un estudio publicado en Biotechnology Letters en 2010 sugiere que tanto el BPA como el bencil butil ftalato (utilizado en productos de vinilo tales como los juguetes de los niños para suavizarlos) pueden desencadenar la obesidad de la misma manera que el tributilestaño: activando el receptor PPARgamma e induciendo más células grasas. Según Health Canada, simplemente tocar o lamer estos juguetes no constituye un riesgo para la salud (sin embargo, la succión prolongada de un bebé puede, dependiendo de la cantidad de ftalato que se filtre). En enero de este año, Health Canada anunció regulaciones para limitar las concentraciones de ftalatos en juguetes y productos para niños. También hay una creciente evidencia de que otros ftalatos pueden influir en el metabolismo. Específicamente, un estudio publicado en 2008 en Toxicology examinó la exposición fetal en ratas al phthalates diisobutyl phthalate (DiBP, utilizado en algunos plásticos y esmalte de uñas), butylparaben (un antifúngico utilizado en ciertos cosméticos absorbidos a través de la piel) y perfluorooctanoate (encontrado en variedad de fuentes desde desechos industriales hasta alfombras resistentes a las manchas). Descubrió que estos compuestos alteraban los niveles de insulina y leptina, que juegan un papel en la programación del sistema metabólico del cuerpo. Un estudio sobre la exposición humana, publicado a principios de este año en Environmental Health Perspectives , mostró que las concentraciones más altas de ftalato y de nivel de BPA en sangre en los humanos están asociadas con la función tiroidea alterada, que regula el metabolismo. 2. Difenil éteres polibromados (PBDE) - Estos retardantes de llama se utilizan en una amplia gama de productos, incluidos muebles de espuma, plásticos para gabinetes de TV, productos electrónicos de consumo, aislamiento de cables y revestimientos para cortinas y tapizados (no se comprende cómo los PBDE entran en nuestro cuerpo). Un estudio en animales publicado en Obesity en 2007 mostró que los PBDE, sustancias químicas liposolubles (que tienden a congregarse y permanecer en las células adiposas), alteran significativamente la producción de insulina y alteran las células adiposas para desencadenar obesidad metabólica en ratas, lo que significa que su metabolismo se ralentiza. eso hizo que se vuelvan obesos. 3. Diclorodifenildicloroetileno (DDE) - Este producto de degradación del pesticida prohibido DDT persiste en el medio ambiente porque ambos son lentos para degradarse. Se cree que la mayor parte de la exposición proviene de la dieta (a través del suelo), y pequeñas cantidades están presentes en el agua y el aire. La primera revisión de investigación publicada en Obesity Reviewsen 2011, mostró que las mujeres con concentraciones más altas de plaguicida en el nivel sanguíneo cerca del inicio del embarazo tenían bebés que tenían muchas más probabilidades de experimentar un aumento rápido de peso. "Tenían el doble de posibilidades de crecer rápidamente durante los primeros seis meses y 60 por ciento más de probabilidades de tener puntuaciones altas de IMC a los 14 meses", dice Michelle Mendez, coautora del estudio y científica del Centro de Investigación en Medio Ambiente. Epidemiología en Barcelona, ​​España. "Un número considerable de estudios ha demostrado que el crecimiento rápido en los primeros meses de vida se asocia con un mayor riesgo de obesidad más adelante en la infancia e incluso en la adultez". Más información y los mejores bloqueadores solares PRESIONANDO AQUÍ BLOQUEADORES SOLARES Éxito, Dr. Edgardo Vargas, DC #Toxicidad


Comments (0)

No comments yet.

Leave a comment